La mochila de Garzón, la mochila de Iglesias “Es cierto que el equipaje de IU pesa lo suyo, pero en Podemos tampoco llevan la espalda al aire”

Isaac Rosa (enlace) Cada vez que oigo a alguien de Podemos pedirle a Alberto Garzón que suelte la mochila, me viene a la cabeza aquel charlatán que interpretaba George Clooney en Up in the air, y que daba charlas de motivación empresarial usando una mochila como metáfora. Los ejecutivos, decía Clooney, debían desprenderse de todo aquello que les impedía correr: “si nos movemos despacio, morimos deprisa. Nosotros no somos cisnes, sino tiburones”. Si no la vieron, aquí la escena.

El problema de Garzón, según Podemos, es que carga con una mochila demasiado pesada para los nuevos tiempos gaseosos, y demasiado voluminosa para entrar por la cada vez más estrecha ventana de oportunidad. Cuando dicen “mochila” es un evidente manotazo en la frente de Cayo Lara, orgulloso padre de la metáfora mochilera.

El malentendido está en que unos y otros no hablan del mismo equipaje. Mientras Lara y Garzón dicen que su macuto está lleno de luchas, militantes ejemplares, memoria y principios; cuando Iglesias cachea a Garzón solo ve en la mochila vieja política, huesos fosilizados de dinosaurio ideológico, malas prácticas, trapos sucios, derrotas y un discurso amarillento.

Lo cierto es que en la mochila de Garzón hay un poco de todo, tesoros y chatarra. Están esos valores republicanos y de clase, los principios firmes de izquierda; esta la memoria de tantos años de lucha; pero están también los errores de IU, los muchos palos propios en las ruedas, las inercias persistentes y el fracaso de una organización que no supo refundarse cuando se empeñó en ello.

La mochila pesa, claro, y si entiendes la travesía electoral como una complicada expedición, prefieres ir ligero. Pero no es cierto que uno pueda desprenderse del pasado y los principios como si fuesen una bolsa colgada a los hombros; ni tampoco es fácil abrirla y sacar los trastos inútiles dejando dentro la brújula y el abrelatas. La mochila se llama IU, va en formato pack indivisible, y Garzón no va a soltarla.

Los líderes de Podemos presumen de espalda al aire, de no necesitar más para la expedición que su habilidad para orientarse mirando hacia dónde sopla el viento. Pero ellos también soportan mochilas. Se han esforzado por vaciarlas en el último año, sí, tirando todo aquel pasado que comprometía la buscada centralidad (y que sus rivales encuentran sin escarbar mucho en el cubo).

Al tiempo que las aligeraban, han ido rellenando sus mochilas con otros lastres desde Vistalegre para acá, y su peso hace que Iglesias arrastre los pies en la recta de meta. Pesa mucho la estructura verticalísima, pesa la plancha usada en cada elección, pesa el control rígido y cupular de la organización, pesa un discurso prematuramente envejecido, pesa una “ maquinaria electoral” que lo ha sacrificado todo en nombre de una eficacia dudosa.

Si miras la mochila de Iglesias, en qué se ha convertido Podemos, cuál es su modelo organizativo y su estrategia electoral, el equipaje ya no parece pensado para cruzar ningún río ni escalar himalayas desde los que asaltar los cielos; sino más bien todo lo necesario para acampar en la oposición y hacerte fuerte ahí una temporada.

Y si se trata de eso, se entiende que no quieran compartir el fuego de campamento.

http://www.eldiario.es/zonacritica/mochila_garzon_podemos_6_439266106.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s