AYUNTAMIENTO DE MADRID -PROYECTO: ESTAFAS CERO-

El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid da un nuevo golpe de efecto democrático elemental al desvincularse de otro garito capitalista: las agencias de calificación

Hoy, como siempre, los fines (mantener el privilegio de unos pocos a costa del sufrimiento de muchos) siguen justificando los medios (manipular, estafar, esclavizar, expoliar).

Dentro de estos medios de manipulación y expolio, las agencias de calificación con su despiadado, irresponsable, incompetente y clientelar proceder, ocupan un lugar destacado debido a su capacidad devastadora de hundir países y/o encubrir actividades truculentas de sus clientes VIP con trágicas consecuencias.

Son muchos los estudios que constatan (alguno del poco sospechoso Banco Central Europeo), que las agencias califican en función de su interés de negocio, que dan mejor puntuación a sus clientes y empeoran la de aquellos que se distancian de su interés (mantuvieron la máxima calificación de Lehman B. hasta el mismo día de su hundimiento y el del sistema que arrastró). ¿Sorprende?. Lo que sorprendería es que no fuera así. Las tres agencias forman un oligopolio que controlan el 96 % del negocio, las tres son “made in USA”, las tres son ultra liberales y son empresas privadas que tienen que reportar beneficios a sus accionistas, empresarios millonarios. A pesar de ello, y de su injustificada posición de “juez y parte”, son el oráculo que rige el destino de millones de personas en el mundo.

Seguir condicionando al mundo con semejante trampantojo de garantía, la que ofrecen las “tres marías” del pecado y el perdón, sólo se justifica o porque la oligofrenia haya tomado las riendas del mundo o porque el interés que se protege y del que obtiene pingues beneficios es el de la élite económica de siempre. No caben, en estafa tan burda, más opciones, y aunque cueste elegir, la segunda parece más creíble.

Como los políticos del “turno de oficio”, los conservadores, se mantienen siempre fieles servidores del sistema por injusto y absurdo que este sea, llama la atención cuando unos gestores democráticos rompen la inercia y se hacen responsables de velar por el “interés público”. Esto es lo que ha hecho el gobierno del ayuntamiento madrileño al tomar una decisión gestora inaplazable para quiénes se precien de demócratas: eliminar aquellas circunstancias que hacen imposible la democracia y el interés común.

En esta ocasión, el Ayuntamiento madrileño ha rescindido el contrato que las “ataba” a las agencias como auditoras de la deuda con un doble fin: por un lado, ahorrar a los madrileños un dinero malgastado y por otro y más importante, evidenciar que el miedo y la dependencia a estas entidades leoninas debe y puede sacudirse como única vía para responder, de verdad, al compromiso democrático asumido.

Damos la enhorabuena al equipo gestor, animamos a otras entidades públicas a seguir su ejemplo y esperamos que pronto, se promueva la creación de una o varias agencias de calificación DEMOCRÁTICAS, es decir, configuradas al margen de todo interés económico con el que sin duda entrarían en conflicto de intereses. Agencias que deben estar participadas funcionalmente por ciudadanía.

 

Ulises

Para ESPACIO PROMETEO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s