Capitalismo y Estado Islámico – Entre barbaries

Jon Juanma

Rebelión

Mitad de la segunda década del siglo XXI, Planeta Tierra. En una presentación en Boston, Bill Gates, el hombre más rico del mundo se acerca al economista de moda, Thomas Piketty, y le confiesa que aunque le gusta mucho su libro no quiere “pagar más impuestos”.1 El economista liberal es autor de una voluminosa y promocionada lectura llamada El Capital en el siglo XXI donde entre otros asuntos denuncia cómo durante los últimos años las desigualdades no han dejado de aumentar. Marx lo vaticinó siglo y medio antes, pero los medios no le hicieron tanto caso. Sin embargo, Gates afirma que no hay que preocuparse porque para 2035 apenas quedará algún país pobre en el planeta.¡Ciertamente optimista! Dos décadas antes, es decir, hoy, las 85 personas más ricas tienen lo mismo que la mitad más pobre de la población mundial.3 Sin embargo, a la multitud congregada este verano en el puerto de Ibiza para recibir al jeque Abdulla al Futtaim no parece importarle la sorprendente inequidad que cruza todas las fronteras. Más bien le maravilla. Están entusiasmados realizando fotos al fastuoso yate “Radiant” del magnate de Emiratos Árabes Unidos. Mientras luce varado en el puerto la multitud no deja de admirar su helipuerto y su inmensa eslora del tamaño de un campo de fútbol, diseñada por encargo por la empresa alemana Lurssen para la fruición de millonarios.4 Mientras tanto, al norte de Irak, en Qadiya, una niña de doce años está siendo violada por un soldado de Estado Islámico (EI) mientras le explica que lo que le está haciendo, en realidad, no es pecado. Ella no entiende muy bien de disputas escolásticas suníes, wahabistas o takfiristas y le suplica que por favor pare de hacerle daño. Pero el “valiente” guerrero no se amedrenta ante los lamentos mundanos de la púber. Sabe que la pequeña es creyente de otra religión ajena al Islam, lo que según los “ilustrados” teólogos de EI le da derecho a violarla como “infiel”. ¿La recompensa prometida para el yihadista por los ideólogos financiados por los magnates saudíes y sus amigos occidentales? Acercarse a Dios.5 Y no nos referimos al que ellos adoran (el dinero) sino al que animan a venerar a los que no lo tienen.

Respiremos hondo, por favor.

Los orígenes de Estado Islámico se encuentran en la invasión estadounidense a Irak en 2003. Fue allí donde nació lo que luego sería la organización terrorista más brutal de los últimos tiempos. Después de que el ejército norteamericano y sus aliados destruyeran el país para conseguir sus objetivos de expolio petrolífero, privatizaran empresas públicas de los tiempos de Sadam Husein y dejaran a millones de iraquíes sin prestaciones sociales y en el paro con una mano delante y otra detrás, estaba cantado que surgirían grupos de extremistas que en un mar de desesperación sólo podrían aferrarse a una lectura extrema del Corán y a un irracionalismo a prueba de bombas (nunca mejor dicho). Lo que por supuesto fue un objetivo estratégico de los ideólogos de la guerra mucho antes de que ésta se desatara pese a las protestas de millones de manifestantes alrededor del globo.

Por eso, una vez invadido el país, nada mejor que dividir a la población iraquí. Fomentando el enfrentamiento entre chiíes y suníes se dificultó la resistencia contra el enemigo invasor. Siguiendo con la hoja de ruta de su agresiva política exterior, luego le llegaría el turno al pueblo sirio que sufriría una terrible guerra civil impulsada por Estados Unidos y sus aliados ávidos por manipular cualquier sentido liberador que pudiera tener la llamada Primavera Árabe. Después de la destrucción del estado iraquí y parte del sirio gracias a sus “archienemigos” occidentales, Estado Islámico en la actualidad controla un territorio semejante a toda Gran Bretaña con una población de entre 4 y 5 millones de personas.6Desdichados seres humanos que se han visto transformadas en súbditos con una vida en el interior del Califato que mezcla el esclavismo, el feudalismo y el pillaje mercantil.7 Una mezcla de modos de producción pretéritos que no puede tener otro futuro que el expansionismo o la desaparición.

El resto ya lo conocemos gracias al interesado, parcial y acontextual retrato que nos sirven los medios masivos todos los días: sádicas ejecuciones sumarísimas, persecución religiosa, aniquilación de la libertad de la mujer, destrucción del patrimonio de la humanidad, etc. Es triste pensar que en las tierras que otrora fueron cuna de las civilizaciones de la Antigua Mesopotamia, cumbres de la cultura humana de su tiempo, ahora se presencie la colisión entre lo peor de dos civilizaciones: la decadente capitalista-imperialista del mundo desarrollado y la del terrorífico pillaje irracionalista y patriarcal del subdesarrollado.

El desarrollo desigual ha sido una constante de la evolución humana. No se alcanzó el Neolítico ni la Edad de Hierro en el mismo momento en las diferentes regiones del mundo, tampoco el capitalismo se desarrolló al mismo tiempo en Reino Unido, Alemania, Japón o China. Sin embargo, a partir de que éste se transformó en el modo de producción hegemónico convirtiendo a la Tierra en una economía-mundo capitalista, al desarrollo desigual de las diferentes regiones se le agregó lo que en el marxismo se conoce como desarrollo “desigual y combinado”.8 Esto significa que por primera vez en la historia producimos bajo la lógica de un sistema que, al abarcar el globo debido a las necesidades que el capital tiene de expandirse por nuevos mercados para garantizar la acumulación ampliada, además de acentuar sin límite las diferencias de clase, debe desarrollar la creación de riqueza en una zona geográfica nutriéndose del expolio planificado de otras. Es la conocida división internacional del trabajo. De ello resulta una simbiosis con fecha de caducidad y final explosivo.

La violencia terrorista y profundamente salvaje de los reaccionarios de EI nos enseña el camino hacia un futuro posible. Una distopía que puede dejar de serlo para transformarse en una lúgubre cotidianidad donde las zonas más desarrolladas se enfrenten en una guerra permanente contra las más subdesarrolladas y, por eso mismo, explotadas. Un mañana donde los enriquecidos del sistema mundial gestionen/sacrifiquen a la mayoría empobrecida como animales de granja para mantener sus privilegios y los empobrecidos más incultos y extremistas asesinen, una vez reducidos a la animalidad más desesperada, a los obreros de las zonas “ricas” y a la mayoría que encuentren en su camino en las zonas pobres. Fronteras y ejércitos regulares perpetrados con sofisticados drones frente a terrorismo yihadista diseminado más allá de sus fronteras gracias, entre otros factores, a los petrodólares de anónimos jeques y a las facilidades que ofrece una economía-mundo donde los flujos de capitales nadan más rápido que los inmigrantes muertos en las costas y los jueces que intentan en vano descubrirlos tras las múltiples caretas que permiten los paraísos fiscales y la contabilidad “creativa” de las corporaciones multinacionales.

El único sistema que puede acabar con el poso de desesperación, sufrimiento e ignorancia que produce un monstruo como Estado Islámico (y los que vendrán si no reaccionamos) es el socialismo. El único que puede acabar con un Frankenstein integrista que no es capitalista sino escombro del capitalismo. Un socialismo planetario que aproveche la interconexión global que nos permite el capitalismo bajo un único gobierno internacional sometido a una democracia participativa que ponga fin al desarrollo desigual y combinado. Un sistema-mundo socialista que al acabar con las fronteras nacionales y regionales impida la existencia de “no ciudadanos” y acoja a la humanidad como una única familia condenada a entenderse. Sólo así se podrá garantizar la coexistencia en un planeta maltrecho que afronta desafíos imposibles de resolver desde una pléyade de estados-nación con intereses excluyentes en la jungla interestatal capitalista: cambio climático, hambre, guerras, migraciones masivas, etc. Un socialismo universal que poco a poco vaya ayudando con recursos económicos y culturales para que las zonas más retrasadas y vilipendiadas del planeta se desarrollen hasta que alcancen un nivel que permita a sus gentes un proyecto de vida digno en sus propios territorios. Donde tengan aseguradas los recursos para alcanzar el bienestar material y la felicidad bajo el amparo de la libertad y la seguridad personal. Donde la libre circulación de capitales sea substituida por la libre circulación de personas en un mundo en que nadie necesite emigrar para ganarse la vida. Donde los niños vayan a jugar al parque y no acaben siendo el juguete sexual de integristas religiosos que antes fueron parias de un sistema que los ignora cuando no los aplasta.

El capitalismo puede servirnos de trampolín para construir esa sociedad superior que sólo puede ser mundial, pero si nos dormimos en los laureles quizás su lógica depredadora en busca del máximo beneficio también pueda traernos al presente formas de explotación y esclavitud que pensábamos enterradas en las páginas más oscuras de los libros de historia. ¿Qué futuro mereceremos como especie? ¿Uno donde vivamos en igualdad y armonía desarrollando lo mejor de la humanidad u otro donde las violaciones de niñas y la destrucción de lo mejor de nuestro pasado sea moneda de cambio por los servicios prestados?

Notas :

  1. EL HUFFINGTON POST (2015), “Bill Gates a Pikkety: “Me encanta tu libro, pero no quiero pagar más impuestos””. EnEl Huffington Post, el 5 de enero de 2015. [Consultadoel 25 de agosto de 2015].
  2. RT (2014), “Para el año 2035 en el mundo ya no habrá casi países pobres”. EnRT en Español,el 22 de enero de 2014. [Consultado el 25 de agosto de 2015].
  3. BLANCHAR, Clara (2014), “85 ricos suman tanto dinero como 3.570 millones de pobres en el mundo”. EnEl País, el 20 de enero de 2014. [Consultadoel 25 de agosto de 2015].
  4. GÓMEZ V. y FERRER, Laura (2013), “El yate de 224 millones en el que no navegó el jeque del Málaga”. EnLa Opinión de Málaga, el 9 de julio de 2013. [Consultadoel 25 de agosto de 2015].
  5. CALLIMACHI, Rukmini (2015), “ISIS Enshrines a Theology of Rape”. EnThe New York Times, el 13 de Agosto de 2015. [Consultadoel 25 de agosto de 2015].
  6. MÁIQUEZ, Miguel (2015), “Estado Islámico: el ‘califato’ del terror cumple un año”. En20 Minutos, el 28 de junio de 2015. [Consultadoel 25 de agosto de 2015].
  7. Ibídem.
  8. DAVIDSON, Neil (2013),Transformar el mundo. Revoluciones burguesas y revolución social.Madrid: Pasado y Presente [2012], pp. 417/450.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s